Tag Archives: pyme

Juan Palomo y la búsqueda de la divulgación perfecta

17 Nov

Una cosa es cierta, cualquier empresario sabe que tiene que divulgar y dar a conocer su negocio y su producto o servicio. Lo sabe. Pero, ¿lo hace?

También es cierto que el auge de las redes sociales y su penetración en nuestras vidas ha hecho que muchos empresarios se conviertan en expertos en marketing y en comunicación, de contabilidad, de protocolo, de gestión de eventos, y de muchas cosas más. Vamos, que nos convertimos en Juan Palomo… Yo me lo guiso, yo me lo como.

Lo que pasa es que ser un maestro “one-man band” requiere de saber uno lo que se hace, de aprendizaje y entrenamiento, y no de hacer un curso de Facebook o de twitter, de armónica o tambor.

Mujer orquesta - one-man band

El marketing y la comunicación es como una orquesta en sí misma y no vale pretender que se ha nacido sabiendo. Como sabemos, niños prodigios los hay pero hay pocos. El resto de los mortales necesitamos aprender o pedir ayuda -cosa esta última que parece que nos cuesta, sobretodo cuando hay que pagar, y dado que parece que esto no va con el carácter español, y en tiempos de crisis esto es más un sálvese quien pueda, aquí os dejo unos  conceptos sencillos que os puede ayudar a la hora de gestionar vuestra comunicación empresarial.

 


 

La economía empresarial o el Marketing han bebido durante mucho tiempo de muchas disciplinas y ha creado “saco” de herramientas y conceptos para desarrollar nuestro negocio y nuestro mercado. Mucho de este trabajo tiene su origen en disciplinas como la sociología y la psicología, y también se puede aplicar para la comunicación empresarial (que muchos incluyen también dentro del capítulo de marketing -pero esta es otro debate).

Los estudios de mercado tienen su origen en los estudios etnográficos. La entrevista etnográfica más concretamente no ayuda a conocer sobre el comportamiento de las personas en contextos concretos, a entender los códigos de comportamiento humano, sin sesgos ni prejuicios. Sirve para evitar ese comentario que oigo día sí y día también: “eso a la gente no le va a gustar” o “eso no lo va a comprar nadie” o “eso le gusta a todo el mundo”. Porque ¿quién es la gente o quién es el mundo o quién es nadie? ¿Soy yo y la gente de mi alrededor, la gente culturalmente o contextualmente cercana a mí?

Pues bien, una entrevista etnográfica o un estudio de mercado bien realizado y planificado puede ayudar tanto a identificar nuestro segmento de mercado como a conocer qué contenidos y mensajes son más adecuados para ese (u otro) segmento. Incluso podemos llegar a darnos cuenta de que nos hemos equivocado de segmento y/o de propuesta de valor.

El efecto Halo se usa en marketing para crear productos o servicios atractivos a nuestros ojos para que nos parezcan mejores y más fiables. Es un efecto que viene a explicar los prejuicios que como humanos tenemos ante lo bonito y lo feo. A lo bonito le asociamos características positivas y a lo feo le adjudicamos características negativas.

Si os interesa el concepto, Edward Thorndike fue el primero que acuñó el término por allá por 1920. Decir que Thorndike era profesor de psicología y estudió cual era el efecto de este “prejuicio” y su correlación con cualidades de los oficiales del ejército.

Otro de estos conceptos de marketing es la familiaridad, que se definiría como la relación de conocimiento o intimidad que se tiene con alguien o con algo con lo que se trata con frecuencia.

Desde mi punto de vista, la literatura de economía empresarial -marketing, no trata demasiado bien este concepto. Después de explorar el efecto de la familiaridad, yo llego a la conclusión de que es un efecto que tiene su causa en la generación de ese trato con algo o con alguien con frecuencia, “cotidiana vitae”.

Una persona anciana que ha estado viviendo toda su vida en su casa, sabe perfectamente donde tiene cada cosa. Esta “familiaridad” con un entorno se usa en algunas residencias de mayores en las que se “replica” la habitación de estas personas para evitar un choque emocional por el cambio.

Podemos desarrollar nuestro mercado incipiente desarrollando precisamente esta familiaridad, es decir, generando ese trato frecuente con nuestra marca o producto: “cotidiana vilescunt”.

Keep Calm and Focus on familiarizing

Sé lo que estais pensando: “que eso lleva tiempo”. Obviamente. La familiaridad no se consigue de la noche a la mañana. Pero a través de un trabajado plan de comunicación se puede conseguir que en el medio plazo parezca que nuestro producto o servicio haya estado ahí toda la vida. ¿O no nos pasa eso ya con marcas de creación muy reciente?

Eso lo consigue un plan de comunicación bien trabajado, planificado y presupuestado. Sí, presupuestado. ¿O hay alguien todavía en la sala que después de invertir en desarrollar su producto, piensa que no tiene que invertir en comunicación y difusión?


 

Para acabar, os dejo una reflexión de un consultor de banca amigo mío:

“Lo puedes hacer tú, o lo puedes hacer bien y hacerlo conmigo”.

 

El tsunami en los medios

31 Dic
Por Consuelo López e Ignacio Pérez
www.comonocomunicacion.es

deep-impact

La crisis económica ha pasado sobre los medios de comunicación y los profesionales de la comunicación como un Tsunami.

En 2013 han cerrado en España 73 medios de comunicación y han perdido su trabajo 4.434 periodistas (fuente: periodistadigital, “Informe anual de la profesión periodística de la APM”).

A nivel económico, los medios no pasan por sus mejores momentos. De Enero a Septiembre, los ingresos de todos los soportes habían caído un 12,6% (fuente: prnoticias, INFOADEX ene-sept 2013), con 2.548,9 millones de euros, frente a los 2.917,6 millones del año anterior.

Esto tiene un efecto negativo no sólo en la cifra de negocio de los soportes de comunicación y en el aumento de paro en el sector, sino que afecta negativamente al resto de  sectores.

Recordemos que la comunicación para la empresa es una actividad estratégica, que sirve para hacer llegar su propuesta de valor a sus clientes. Sin la comunicación, los clientes no sabrán de la existencia de su propuesta de valor, es decir, no te conocerán.

La tendencia para el 2014, que seguirán tanto medios de comunicación como agencias de comunicación y consultarías de comunicación, es la de la “internacionalización”, es decir, captar la inversión en comunicación fuera de España;  y esto tiene tintes muy negativos para la economía nacional.

Igual que pasa con el tsunami, en el que la ola arrasa todo a su paso, nos vamos a encontrar con el efecto destructivo de la ola en su retorno al mar.

Internacionalización de la comunicación

Si lo explicamos llanamente, el efecto de la internacionalización será el siguiente: (1) la PYME española no invierte en comunicación,  (2) los medios captan empresas extranjeras que quieren comunicar en nuestro país, (3) los potenciales clientes empiezan a conocer las empresas extrajeras y a adquirir sus productos, (4) las empresas nacionales pasan desapercibidas para el cliente y pierden mercado, y (5) la PYME española vaga recogiendo los restos de mercado.

Factores como falta de presupuesto para invertir en comunicación, publicidad o marketing y la respuesta tardiá de estas acciones -ya que la comunicación es una actividad que da resultados a medio plazo, hace que el empresario no se “fie” o bien no crea en esta herramienta.

Así que, uno de los deseos para el 2014 es que exista una predisposición y confianza en la actividad de la comunicación por parte del empresario.

Si no te conocen, otros vendrán a ocupar tu puesto.

Cuando la cloud es gris

26 Abr

Ayer precisamente hubo una jornada sobre la Cloud en el CIBBVA que fue muy interesante. Vaya por delante que creo en los servicios en la nube como solución para reducir los costes TIC de las pequeñas empresas.

Sin embargo, esta jornada me trajo a la memoria el caso Megaupload y de cómo algún usuario se quejaba amargamente de cómo había perdido irremisiblemente sus archivos una vez que la autoridades –FBI, etc –habían intervenido y clausurado sus servidores. Coloquialmente, sólo te queda “reclamarle al maestro armero”.

Claro, cuando pasan estas cosas, que la mayoría de los servicios que se nos ofrecen en la nube desde Google, Yahoo, Microsoft, Apple, … están en Estados Unidos, empieza a dar mucho miedo de lo que hagan con mi información como pequeña empresa –máxime cuando se nos vende como la panacea del bajo coste -y a quién reclamo si hay incidencias. ¿Me toca irme a California a protestar? O en el mejor de los casos, ¿tengo que ir a Bruselas para que algún organismo internacional de comercio me eche una mano? Porque al fin y al cabo, la contratación de estos servicios se hace con regulación norteamericana.

 

Precisamente hoy, Pablo Romero (@pabloromero) publica en El Mundo Digital (Elmundo.es) que viene al hilo de todo esto:

Ojo con lo que subes a Google Drive… y en general a la ‘nube’

Con permiso de Pablo, reproduzco literalmente parte de su texto con respecto a Google:

Las condiciones del servicio de Google dicen, literalmente: “Algunos de nuestros servicios te permiten enviar contenido. Si lo haces, seguirás siendo el titular de los derechos de propiedad intelectual que tengas sobre ese contenido. En pocas palabras, lo que te pertenece, tuyo es”. Queda claro que uno retiene la propiedad intelectual de lo que suba.

Sin embargo, al subir contenido a sus servidores “concedes a Google (y a sus colaboradores) una licencia mundial para usar, alojar, almacenar, reproducir, modificar, crear obras derivadas (…), comunicar, publicar, ejecutar o mostrar públicamente y distribuir dicho contenido”. “Google”, puntualiza, “usará los derechos que le confiere esta licencia únicamente con el fin de proporcionar, promocionar y mejorar los Servicios y de desarrollar servicios nuevos”.

“…casi un contrato de edición encubierto en forma de términos de uso”, por lo que “con arreglo a la legislación de consumo en España se deberia de tomar estas cláusulas como no puestas”.

 En cualquier caso, como digo, el contrato es unilateral y con base jurídica norteamericana.

Así que, yo pregunto, para cuando un Dropbox español, o un Google Drive español, sujetos a nuestra regulación que nos dé tranquilidad sobre el uso y la seguridad real de nuestros datos. Tenemos la capacidad y la tecnología. Quizá en España haga falta un poco de valentía con los modelos freemium, que nadie, o casi nadie, se atreve a poner en práctica.

 

Dejo aquí otro enlace sobre unas jornadas sobre seguridad en la cloud, de la mano del CIBBVA:

16-1-2012: La II Edición de #Cloudstage contó con la participación de tres referentes nacionales en la materia: Rafael García del Poyo, una autoridad sobre derecho tecnológico y aspectos legales del cloud, Javier Aparicio, experto en protección de datos y uno de los padres del texto de la LOPD,  y Jorge Villarino Marzo, primer investigador doctoral de España sobre Derecho y Gobierno de Internet e implicaciones jurídicas del cloud computing. Resumen II Edición de Cloudstage: Aspectos legales para empresas

Los datos no están en “las nubes” sino en servidores, localizados geográficamente
Uno de los principales problemas es que la información puede estar alojada en varios países, con marcos regulatorios diferentes
El prestador de servicios debe tener capacidad para generar evidencias electrónicas
El contrato debe recoger el régimen de multi-posesión y una cláusula sobre la recuperación de la información una vez extinguida la relación